5 MEDIDAS SALUDABLES: AGOSTO

Desde la COMISIÓN DE IGUALDAD atendiendo a la necesidad de trabajar en un entorno laboral saludable y con motivo del 60 ANIVERSARIO DE MUTUA GALLEGA durante este año 2018 queremos haceros participes de las 60 MEDIDAS SALUDABLES que nos ayudarán a proteger, promover la salud, seguridad, bienestar y cuidar nuestras condiciones de trabajo. ¿Te atreves con las 5 primeras? Poco a poco mantendrás tu estrategia de salud en el tiempo.

1.- Mantente activo no busques excusas.

Se recomienda una actividad física de por lo menos 30 minutos todos los días, lo más importante es desarrollar una rutina diaria, el ejercicio es positivo, porque da energía, tonifica tu cuerpo, reduce el estrés, te ayuda a dormir mejor, mantiene saludable el sistema digestivo y, como el cuerpo usa el oxígeno y los nutrientes efectivamente, el sistema inmunológico mejora.

Si no te gustan los gimnasios, debe practicar algún deporte o realiza alguna actividad que te proporcione equilibrio mental; el yoga, el pilates, la acupuntura y las artes marciales son actividades que se basan en la conexión entre la mente y el cuerpo y en las complejas interacciones entre las emociones, el cuerpo y el mundo exterior. Ayudan a manejar el estrés, arreglan la postura e, incluso, sirven para bajar de peso y mantener un cuerpo saludable.

2.- La luz natural, una gran aliada para los trabajadores

La luz natural es indispensable para la vida y la salud de las personas, aunque por desgracia, la mayor parte del día no la disfrutamos ya que nos encontramos dentro de los edificios. Un estudio de la Universidad de Illinois revela la importancia que tiene para los empleados el hecho de tener un lugar de trabajo en el que la luz natural esté presente la mayor parte de la jornada laboral.

Los beneficios que aporta este tipo de luz a nuestro organismo son diversos y numerosos. Entre ellos destaca la ayuda que nos proporciona a la concentración hacia nuestro trabajo, la aportación de una saludable sensación de bienestar, la reducción de la irritabilidad y la regulación del sueño, lo que equilibra nuestro reloj biológico. Por el contrario, la ausencia de luz natural o una incorrecta iluminación del centro de trabajo provoca efectos nocivos en nuestro día a día. Fatiga general y dolor de cabeza suelen ser los síntomas que aparecen en primer lugar por este motivo.

Estas patologías derivan en un aumento del cansancio y una disminución del rendimiento y la productividad de los trabajadores. Medidas para poder mejorar la iluminación en el centro de trabajo con la finalidad de aumentar la calidad de vida de los trabajadores:

* Diseñar los espacios distribuyendo, a medida de lo posible, los puestos de trabajo cercanos a las ventanas siempre en sentido lateral de manera que la luz no deslumbre al trabajador ni cree reflejos no deseados.
* Si disponemos de espacios interiores donde no llega la luz natural, adecuar las particiones para hacerla llegar, con mamparas y puertas de vidrio. Las personas que trabajen en esos espacios lo agradecerán.
* Si el edificio lo permite situar lucernarios o tubos solares que permitirán llegar la luz natural des de la cubierta a cualquier punto del edificio.
* En cuanto a la iluminación artificial, que será necesaria para equilibrar la falta de luz natural en algunos espacios, así como al atardecer, intentar instalar lámparas que reproduzcan al máximo el espectro natural de la luz solar, las denominadas lámparas de espectro completo.
* Por último, recordar que, sea natural o no, la iluminación del espacio de trabajo debe tener el nivel de adecuado para el tipo de actividad a desarrollar y que viene regulado por la Ley 31/1995 de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales.

El objetivo de todos estos consejos es crear un buen ambiente de trabajo para el empleado y promover su salud, a la vez que la empresa se beneficia de forma directa debido al aumento en el nivel de producción.

3.- Razones de salud para moderar drásticamente nuestro consumo de carne

El aporte diario de proteína necesario para una dieta equilibrada no debería superar el 15% del aporte energético total. La carne y el pescado no son las únicas fuentes de proteínas.

El equilibrio se puede conseguir a partir de las proteínas de las legumbres (soya, lentejas, garbanzos); los productos lácteos (quesos frescos, yogurt); huevos (con moderación) y frutos secos (almendras, avellanas, nueces).

* El exceso de proteína animal reduce el porcentaje de fibra vegetal en nuestra dieta. Cuanta más proteína animal haya en tu menú diario, a no ser que seas un deportista que precise de grandes cantidades de alimento, menor será el porcentaje de verduras, hortalizas y frutas varias. Esto representará una reducción de la fibra vegetal, que tiene muchos efectos positivos en la dieta, como su poder saciante, su capacidad para secuestrar tanto los excesos de azúcares como de colesterol de origen alimentario o su papel como alimento de la flora intestinal, fundamental tanto en el control de las reacciones autoinmunes y la prevención de múltiples enfermedades, como en la optimización de la digestión.

* Aporta un excedente de grasas saturadas. La carne, salvo en casos como el del pescado azul o determinado tipo de aves, suele tener grasas saturadas en mayor o menor medida. Por sí mismas las grasas saturadas no son malas necesariamente ni contribuyen significativamente al colesterol malo, como se ha creído durante mucho tiempo. Pero tienen un alto poder calórico. Por lo tanto, en exceso tienen a acumularse en los pliegues de nuestro cuerpo dando así lugar al sobrepeso. Es decir que indirectamente contribuyen a los problemas relacionados con la obesidad: sedentarismo, problemas cardiovasculares, problemas articulares, etc. 

* Aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. El sodio está muy presente en la carne animal, que es músculo, sin contar, claro está, el que viene añadido con la sal de cocinar. Por lo tanto, la ingesta excesiva de carne aumenta sensiblemente los niveles de sodio, con lo que eleva considerablemente la presión arterial y por tanto el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

* Aumenta el riesgo de sufrir cálculos renales. Otro problema del exceso continuado de consumo de carne, especial de las carnes rojas, es que los músculos de los mamíferos acumulan unas bases nitrogenadas conocidas como purinas, que se metabolizan como ácido úrico en lugar de urea. El ácido úrico puede cristalizar en las articulaciones produciendo grandes dolores, o bien precipitar en los conductos renales provocando cálculos si su presencia es abundante.

4.- De vuelta al trabajo: Consejos para evitar el síndrome postvacacional.

¿Cuál es el momento más esperado del año? ¡las vacaciones! Y ¿el menos esperado?.la vuelta al trabajo. Todo llega a su fin. Y las felices vacaciones no escapan de esta realidad. Cuando salimos de vacaciones cambiamos drásticamente la rutina, nos sentimos libres, viajamos, visitamos amigos, leemos libros, recuperamos energía y liberamos estrés, en fin, hacemos actividades que normalmente no tenemos tiempo de hacer. Al regresar al trabajo sentimos un choque entre el placer de las vacaciones y el estrés de reincorporarse a la rutina. Este choque puede afectar la productividad laboral e incluso podemos llegar a sufrir el “síndrome o depresión postvacacional”.

¿Qué es el síndrome postvacacional? Es la ansiedad que causa el proceso de readaptación a la rutina laboral, luego de un periodo de vacaciones. Suele tener una duración de entre una y dos semanas. Ahora bien, ¿cuáles son los síntomas del síndrome postvacacional? Apatía, falta de energía, ausencia de motivación, cansancio, falta de concentración, estrés, tristeza, mal humor, ansiedad elevada, trastorno de sueño.

Es por ello que debemos tratar de reducir las posibilidades de sufrir este síndrome, ya que afecta nuestra vida en general y nuestro entorno durante el período de adaptación a la rutina laboral. Pero, la vuelta al trabajo no tiene porqué ser traumática, presentamos las claves para regresar del verano con motivación hacia el trabajo y sin traumas:

* Actitud positiva. Es imprescindible mantener la actitud positiva para ver el mundo color de rosas y aprovechar las oportunidades del entorno. La actitud positiva es determinante para superar el periodo de adaptación y entender que la rutina del trabajo también engloba experiencias placenteras.

* Organización Uno de los elementos de mayor resistencia cuando volvemos al trabajo es pensar que ya no tendremos tiempo para nosotros, que no podremos hacer nuestros hobbies y actividades de recreación que tanto nos gustan. Pero no debe ser así. Solo falta ponerle orden a la vida, planificar los días y abrir un espacio dedicado a ti. Ese tiempo de disfrute personal debe ser intocable, pues debe haber un equilibrio entre el trabajo y la vida personal para sentirse pleno.

* Hacer de los fines de semana unas mini vacaciones. Los fines de semana son los días dedicados al descanso, a recargar las energías perdidas durante la semana. Pero…la mayoría de ellos los dedicamos a más estrés: limpiar, hacer gestiones, arreglar, etc. Planifica tus fines de semana como unas mini vacaciones que te permitan salir de la rutina y mantener la ilusión de lo que será tu próximo fin de semana.

* Evitar tomar largos periodos vacacionales Mientras más largo sea el periodo de vacaciones, mayor será la resistencia en la vuelta al trabajo. Procura dividir tus vacaciones en periodos menores a 21 días, pues 21 días es tiempo suficiente para formar un hábito. Si las vacaciones se convierten en hábito, el trauma será mayor.

* Dejar las tareas en orden antes de salir de vacaciones Esto permitirá que el regreso al trabajo no sea tan traumático, además evitará molestias a los compañeros de trabajo durante nuestra ausencia. Con todo en orden, el regreso será más suave. Recordemos que los primeros días son para ponerse al día de lo ocurrido durante nuestra ausencia, lo cual será imposible con tareas pendientes. Lo recomendable es marcarse objetivos y un plan de trabajo para la primera semana del retorno.

5.- Ir en bicicleta al trabajo, una práctica saludable  

La bicicleta es un medio económico, práctico y funcional que puede solucionar algunos de los problemas diarios más comunes, y al mismo tiempo permitir tanto a estudiantes como a trabajadores ejercitarse mientras se trasladan. Montar en bici es una práctica saludable que deberíamos incorporar por sus incontables beneficios, tanto para la salud como para el ambiente. Los atascos en la carretera, los vagones del metro repletos de gente, las bocinas y el estrés que implica conducir causan cientos de dolores de cabeza a los trabajadores españoles cada día. La ciencia ha comprobado en más de una oportunidad lo dañino que el tráfico puede ser para las personas, fundamentalmente en los trabajadores.

A veces parece que no hay forma de evitarlo, que ni las autopistas mejor diseñadas, ni los coches más veloces, las apps para evitar los atascos o los madrugones para llegar al metro antes de la hora pico podrán terminar con el problema del tráfico. Sin embargo, sí existe una solución, y tiene tan solo dos ruedas: la bicicleta.

Montar en bici al trabajo terminaría con la mayor parte de estos problemas, aunque aún implique la necesidad de conducir y atravesar el tráfico, el estrés y las demoras podrían reducirse de forma considerable si los trabajadores se pasaran a este vehículo.

Pero los beneficios de incorporar esta práctica no serían únicamente para los trabajadores, sino también para el ambiente, las ciudades y las empresas. Beneficios para el ambiente Parece evidente, pero de todos modos debemos destacarlo: las emisiones de CO2 al ambiente bajarían de forma contundente.

Por si fuera poco, disminuyendo el número de coches en circulación por una ciudad, la contaminación sonora en la misma disminuiría. Beneficios para las ciudades Además de asegurarse menos contaminación sonora y menores emisiones de CO2, las ciudades se beneficiarían con menos atascos provocados por el elevado número de coches en circulación.

Dependiendo del número de ciclistas que opten por esta iniciativa las ciudades también podrían beneficiarse en cuestiones de infraestructura. Los colectivos de ciclistas acostumbran reclamar vías especiales y espacios integradores con los que cualquier ciudad se modernizaría. Por si fuera poco, las ruedas de las bicicletas no hacen tanto daño a las carreteras como las de los autos, por las que estas tendrían una vida útil mayor. Beneficios para las empresas Montar en bicicleta, como cualquier otra actividad física, mejorará la condición de los trabajadores. Los expertos aseguran que debido a esta mejoría el absentismo laboral podría reducirse incluso en un 20%, beneficiando de forma indirecta a las empresas.

Beneficios para la salud

Por último, pero no menos importante, debemos decir que ir en bici al trabajo genera grandes beneficios para la salud.

ComentariosComentar

Rellene los siguientes datos y envíe su opinión. Gracias

  • Nombre:
  • Email:
  • Opinión:
  • No hay comentarios disponibles.

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. | OK